115th Annual Conference - Honolulu, Hawaii
Friday, November 10 - Sunday, November 12, 2017

Bosquejo del impacto de la gran ciudad en la evolución del proceso perceptual-expresivo en la literatura española

Daniel Herrera Cepero, California State University, Long Beach

Este trabajo presenta un bosquejo de las características y peculiaridades de la incorporación en España de la experiencia de la gran ciudad a la “vida mental” del escritor en una línea diacrónica que se extiende desde el siglo XVIII al siglo XX. 

Proposal: 

La crítica más reciente en el campo de la experiencia urbana se ha dedicado en los últimos años a romper con la tradicional vinculación del mundo natural con el Romanticismo señalando a las grandes metrópolis industriales como modeladoras de la “vida mental” del escritor cuya obra, desde ese momento, estaría ligada a una realidad ineludible: ya fuera para abrazarla o para reaccionar en su contra. Se ha hecho necesario, pues, ampliar los estudios sobre este periodo para considerar “new perceptual processes, mimetic modalities, and imaginative tendencies that urban experience inspired.” (Watkins 559) Adam Edward Watkins se apoya en los estudios de arqueología cognitiva de Stephen Mithen y los aplica a los estudios urbanos para proponer un subcampo inexplorado en esta línea: “a sense of mental life as contingent on the objects and environments of the era” (559-60).

En el campo de la literatura española, los estudios perceptivos y urbanos aún no han abordado un examen que dé cuenta de la configuración paulatina de la “vida mental” del escritor y su modificación como consecuencia de la experiencia urbana.

Esta presentación muestra un bosquejo de una investigación amplia que formará parte de un estudio extenso. Se trata de describir la cronología de la transformación de la mente urbana presentando una serie de testimonios explícitos, en casi todos los casos no ficcionales, de autores que van desde el ilustrado José Clavijo y Fajardo hasta Unamuno o Azorín pasando por otros autores como Mesonero Romanos, Larra, Bécquer o Galdós. A pesar de los cambios de estilo a lo largo del periodo estudiado se observa una consistente reticencia en el escritor a aceptar la pérdida de la solidez y el orden mental que caracteriza la experiencia del mundo antiguo; en contraste, el carácter líquido, vertiginoso e inaprensible de la experiencia de la modernidad crea, en primer lugar, una crisis en el sujeto, que siente dejar de pertenecerse a sí mismo. En segundo lugar, se verá cómo esta crisis de identidad se proyecta en el plano social poniéndose de relieve un temor a la desintegración de la esencia del ser español que la modernidad va demoliendo. No será hasta la irrupción de las Vanguardias en España que la sensibilidad moderna del artista halle su punto de madurez.